Si es “plástico de un solo uso”, mejor no lo uso

Hace poco se prohibió el ingreso de plásticos de un solo uso a los Parques Nacionales Naturales y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) adoptó esta medida para 6 de sus parques. Sin duda un paso importante, pero aún hay mucho por hacer.

Muchas personas viajarán a para pasar sus vacaciones en alguno de los Parques Nacionales, como el Tayrona o las Islas Rosario. Y se van a encontrar con la sorpresa de que no van a poder entrar con bolsas plásticas o, vasos desechables, por ejemplo.

Esto se debe a que ya entró en vigencia la Resolución 1558 de 2019, que prohíbe el ingreso y la utilización de plásticos de un solo uso en las áreas del Sistema Nacional de Parques Nacionales Naturales con vocación turística.

 

Según la resolución, los visitantes no podrán llevar bolsas utilizadas para cargar o transportar alimentos, paquetes y mercancías, rollos de películas extensibles y de burbujas plásticas usadas como envolturas, excepto las utilizadas en los productos cárnicos. Tampoco envases, empaques y recipientes utilizados para empacar comida y alimentos, bolsas plásticas para contener líquidos, botellas personales plásticas para agua y otras bebidas incluyendo sus tapas, vasos, platos, bandejas, cubiertos, cuchillos, tenedores, cucharas mezcladores y pitillos para bebidas, elaboradas en plásticos e hisopos flexibles con punta de algodón.

 

En Cundinamarca, la CAR que es la autoridad ambiental acogió la misma medida para 6 de sus parques: embalse del Neusa (en Zipaquirá y Cogua), río Neusa (en Cogua), puente Sopó, embalse El Hato (cerca de Carmen de Carupa), parque Juan Pablo II (en Chiquinquirá, Boyacá) y la laguna de Guatavita.

 

La medida ha sido celebrada por diferentes personas y organizaciones que trabajan por la preservación de los ecosistemas, pero es apenas una acción de las muchas que se tendremos que adoptar para reducir los impactos negativos que tienen los plásticos para el medio ambiente y especialmente para la salud de los océanos.

 

Compromiso de todos

La consigna debe ser: “si no lo puedo reusar, mejor no lo uso”, dice Maria José Ospina frecuentemente en sus conferencias. Y sin lugar a dudas, en caso de que todos adoptáramos ese precepto como principio de vida, la presión sobre los ríos y mares bajaría sustancialmente.

 

El Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible presentó el Plan Nacional de la Gestión Sostenible de los Plásticos de un Solo Uso que se ha fijado como meta que, en el 2030, el 100% de estos plásticos sean reutilizables, reciclables o compostables.

 

Y para lograr ese objetivo se definieron 6 líneas de acción:

 

  1. Sustitución gradual de materiales de productos de un solo uso
  2. Fortalecimiento de la cadena de aprovechamiento
  3. Promoción de productos reutilizables en establecimientos de comercio.
  4. Gestión ambiental en domicilios de comida con plásticos oxodegradables u oxobiodegradables.
  5. Prohibición del ingreso y utilización de plásticos de un solo uso en las áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

 

Estas acciones están orientadas a alcanzar los grandes propósitos ambientales que se ha trazado el Ministerio de Ambiente. “Tenemos grandes retos como país: Reducir el 51% de nuestras emisiones de gases efecto invernadero a 2030 y ser carbono neutrales a 2050. Estas son nuestras grandes autopistas y tienen varios carriles, como la cero deforestación al 2030”, explicó mediante su cuenta de Twitter el Ministro Carlos Eduardo Correa.

 

Pero más allá de las políticas gubernamentales, muchos piensan que el compromiso de las personas, si se hace con convicción, puede lograr impactos relevantes. El solo hecho de no utilizar bolsas plásticas en el supermercado, por ejemplo. Una familia puede necesitar 10 bolsas de diferentes tamaños para llevar sus compras a casa. Y si hace mercado 2 veces al mes, serán 20 bolsas plásticas. En un año utilizará 240 bolsas y en 10 años, 2400 bolsas, que casi siempre terminan en el mar o en un relleno sanitario.

 

Si esa familia consigue 10 bolsas de tela y las reutiliza cada vez las que las necesita, reduce el impacto sobre los ecosistemas. Pero una sola familia podría no ser suficiente. Pero si esa familia logra convencer a otras 5 y esas a otras 5, se puede producir un efecto exponencial que en solo 6 escalones de la cadena permitiría que 364 familias eliminaran el uso de bolsas para el mercado y en 10 años se dejarían de utilizar 873.600 bolsas.

ALGUNOS DATOS:

  • Más de 8 millones de toneladas de plástico llegan al océano cada año = la carga de un camión de basura cada minuto  
  • Solo se recolecta para reciclaje el 20% de los desechos plásticos. 
  • El 99% se descompone en microplástico y termina en las profundidades. 
  • El plástico en el océano Pacífico equivale a 1,5 veces la superficie de Colombia. 
  • En todo el mundo se compran cada minuto un millón de botellas de plástico. 
  • Menos del 50% de las botellas de plástico se recolecta para reciclaje y solo el 7% se convierte en nuevas botellas. 

 

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.