Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Microplásticos, una amenaza invisible

Al menos, una vez a la semana te comes una tarjeta de crédito.

¡Sí, como lo escuchaste! Los humanos ingerimos cerca de 250 gramos de microplásticos al año y esto equivale a comerse una tarjeta de crédito a la semana, y eso no lo es todo: estudios recientes hallaron microplásticos en la sangre, dichas investigaciones demostraron que minúsculos trozos de plástico provenientes del entorno pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo humano.

https://www.elespectador.com/ciencia/encuentran-por-primera-vez-microplasticos-en-la-sangre-de-los-humanos/

¿Qué son los microplásticos?

Todo inicia cuando a los mares llegan botellas, bolsas y todo tipo de elementos que no llegaron a la cadena de reciclaje o no tuvieron una disposición final adecuada. Con el paso del tiempo, el agua, el sol, el viento y los microorganismos van degradando esos plásticos hasta convertirlos en diminutas partículas de menos de 0,5 centímetros, a esto lo conocemos como microplásticos.

Pero eso no es todo, algunos microplásticos son agregados intencionalmente en nuestros productos, como en cosméticos y elementos de aseo. Los detergentes, por ejemplo, tienen unas pequeñas partículas de colores, visibles a simple vista, que ayudan a sacar la mugre. En nuestros productos cosméticos podemos hallar mirellas o esferas que poseen los exfoliantes faciales.

A comienzos de octubre, la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth reveló el resultado de un estudio realizado en el sur de Australia. Las conclusiones son abrumadoras: el lecho marino del planeta está contaminado con alrededor de 14 millones de toneladas de microplásticos, una cifra 25 veces mayor a lo que se creía hasta ahora. Denise Hardesty, coautora del estudio, resumió el análisis de una forma corta y desalentadora: ‘’nuestra investigación demuestra que el océano profundo es un sumidero de microplásticos’’, dijo a la agencia EFE.

‘’La industria del plástico ha invertido US$180 mil millones en fábricas nuevas desde 2010. Se espera que la producción de plásticos se incremente más del doble hacia 2040 y que se triplicará la contaminación por plásticos en los océanos. Esto podría resultar en un incremento de 400% en las concentraciones de macroplásticos en los océanos entre 2020-2050 y un incremento al 2100 de 5.000% en la cantidad de microplásticos en los océanos’’

-WWF, impactos de la contaminación por plásticos en los océanos sobre las especies, la biodiversidad y los ecosistemas marinos

Conoce algunos datos sobre los microplásticos

  • Algunos de los riesgos para las especies con los microplásticos son: la ingesta, los enredos, la asfixia y la contaminación química
  • El plástico contiene contaminantes químicos dañinos. Algunos de los más preocupantes son alteradores endocrinos ya que las partículas interfieren con las hormonas, alterando la reproducción, el desarrollo y el comportamiento de varios tipos de vida marina.
  • Se estima que estamos comiendo cinco gramos de plástico en la semana, que equivalen a tres tapas de refresco
  • Las partículas de microplásticos son las de un tamaño menor de 5 mm, microperlas de menos de 1 mm o nanoplásticos que son aún más pequeños y pueden penetrar la piel humana. Incluso escapan a la filtración que realizan las plantas de tratamiento de aguas residuales, por lo que llegan directamente a las fuentes de agua.
  • Los arrecifes de coral en todo el mundo están en grave crisis debido al cambio climático, y la amenaza adicional para los corales por contaminación plástica ha alcanzado niveles alarmantes. Donde la basura plástica queda atrapada entre los corales, la incidencia de enfermedades del coral aumenta significativamente. Las lonas de plástico o las redes de pesca a menudo permanecen en el arrecife durante décadas, causando que los pólipos cubiertos mueran o que las estructuras de coral se rompan o se desgasten. Y los corales ingieren partículas microplásticas con efectos negativos sobre las algas simbióticas y sus posibilidades de supervivencia mejoran el blanqueamiento de los corales.  (WWF)

¿Qué podemos hacer?

El primer paso para reducir los microplásticos, es evitar el consumo desmedido e innecesario del plástico en general, especialmente el de un solo uso como bolsas, botellas, pitillos, entre otros. Comprar frutas y vegetales sin envoltorios plásticos y reciclar, son acciones que podemos llevar a cabo en el día a día para afrontar esta problemática.

Otra solución es reemplazar los habituales productos de aseo y cosméticos por alternativas amigables con el ambiente, por ejemplo, el shampoo y acondicionador sólido, la copa menstrual, cepillo de dientes de bambú, cuchillas de acero inoxidable, detergentes ecológicos, entre otros. También es importante exigir a las industrias que reduzcan su uso de plástico en los productos y opten por estrategias como la economía circular.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.