Los mejor armados

Cuando la vida surgió en nuestro planeta, lo hizo para quedarse. Más de tres mil quinientos millones de años en constante evolución, las especies han tenido la posibilidad de desarrollar estrategias para sobrevivir.

Cuando la vida surgió en nuestro planeta, lo hizo para quedarse. Son más de tres mil quinientos millones de años en constante evolución. En este tiempo, las especies han tenido la posibilidad de desarrollar infinidad de estrategias para sobrevivir. Una de esas estrategias es cazar.

Lo más importante para la sobrevivencia es el alimento, no importa cómo lo consigas, de una u otra manera hay que hacerlo; sin él, no hay sobrevivencia, sin él no es posible la reproducción, sin ella, no es posible mantenerse en el tiempo.

Los depredadores se han especializado en afinar sus propias formas para obtener el alimento: inyectar venenos al contacto con sus presas, estructuras anatómicas, claramente, diseñadas para matar, mordidas letales, estrategias para cazar en grupos, entre muchas otras.

No sobra decir que los depredadores cazan justo lo necesario para sobrevivir, nunca cazan solo por el gusto de hacerlo o para exhibir a sus presas como trofeos o sin razón aparente.

Aquí te presentamos algunos ejemplos que nos permiten ver otro punto de vista de cómo las especies se las ingenian para permanecer en nuestro planeta.

1. Mantis marina o langosta navaja (Orden Stomatopoda)

Los estomatópodos son un grupo de crustáceos muy particulares, su tamaño fluctúa entre 5 cm. en las especies más pequeñas y 36 cm. en las especies más grandes.

Tal vez lo que mejor distingue a estos organismos es la forma de sus apéndices torácicos, muy desarrollados, denominados maxilípedos, que le sirven para la depredación y para sujetar la presa durante la alimentación.

Según el tipo de garra, se distinguen dos grupos:  

      Perforadoras o arponeadora:  armadas con apéndices espinosos rematados con           puntas de púas, utilizados para apuñalar y enganchar a sus presas  

Trituradoras: tienen un brazo desarrollado como garrote y una púa rudimentaria muy fuerte, para apalear y aplastar a sus presas. La porción terminal posee un borde afilado con el que puede cortar.

Las trituradoras emplean estas armas con rapidez cegadora, a una velocidad de  23 m/s.

Junto con las garras, la mantis tiene una visión muy desarrollada que le permite ver y reconocer diferentes tipos de presa y a sus depredadores.

Hábitat y distribución: se distribuyen en ambientes marinos, y en ocasiones estuarinos, de las regiones tropicales, subtropicales y templadas, a profundidades que van desde la zona intermareal hasta los 1 000 m. En todos los océanos y mares adyacentes.

Estado de conservación: no listada

2. Avispa de mar o cubomedusa (Chironex fleckeri)

Es una especie de medusa, translúcida y que brilla en la oscuridad. El cuerpo o umbrela se asemeja a un cubo, de donde se deriva su nombre. Es considerada una de las especies más letales en la naturaleza.

De cada esquina se proyectan los tentáculos que pueden llegar a medir hasta 3 m. de largo, cada uno con milones de células urticantes (cnidocitos) que pueden inyectar un veneno muy poderoso para paralizar o matar al instante a sus presas, como peces y camarones. Su veneno contiene toxinas que atacan al corazón, sistema nervioso y células cutáneas de sus presas.

Además tiene la capacidad de nadar activamente en impulsos de 1,5 m/s, lo que le proporciona velocidad suficiente para atrapar peces.

Hábitat y distribución: pelágica, usualmente, cerca a la superficie, aunque pueden descender a mayor profundidad cuando hay tormentas. Es usual, encontrarlas sobre el fondo, descansando.

Estado de conservación: no listada.

3. Pulpo de anillos azules (Hapalochlaena spp)

Este género comprende cuatro especies, que comparten características muy similares: pequeñas, del tamaño de una pelota de golf, la pigmentación en la piel en forma de anillos azules y un potente veneno.

En realidad, es una sustancia química compuesta por varias neurotóxicas, entre las cuales destaca la tetrodotoxina que tambien se encuentra en otras especies como el pez globo y el caracol cono. En este caso, la producción de dicha toxina es fruto de un conjunto de bacterias simbiontes, presentes en sus glándulas salivales.

Si está perturbado, advierte al intruso destellando los anillos azules que cubren su cuerpo. Después de este tipo de advertencia, muerde e inyecta el veneno en la víctima a través de su pico.

Hábitat y distribución: asociado a lechos rocosos o arrecifes de coral. Pasa la mayor parte del tiempo oculto entre las grietas, conchas y escombros usualmente, a profundidades entre 1 y 20 m.

Estado de conservación: no listado.

4. Pez sierra peine (Pristis pectinata)

Esta especie pertenece a los peces cartilaginosos, que se parece más a un raya pero que se nada en forma ondulada como los tiburones. Puede llegar a crecer casi 7 m. de longitud total.

Lo que más llama nuestra atención es la presencia de un hocico plano muy sensible bordeado por una fila de dientes externos que, balanceada de lado a lado, utiliza como arma muy eficiente para cortar peces que luego se come o rastrillar el fango del fondo para capturar crustáceos y otras especies.

Los dientes de la sierra se desgastan constantemente por su uso; estos no se remplazan como en los tiburones, pero están creciendo continuamente a partir de sus bases y así parece que nunca se desgastaran.

Hábitat y distribución: Es demersal, de clima subtropical y vive tanto en agua dulce, como en salobres y marinas hasta una profundidad de 10 m. Es común a las bahías, estuarios, lagunas y desembocaduras de ríos y lagos.

Estado de conservación: en peligro crítico.

5. Orca (Orsinus orca)

Para algunos, por desconocimiento, es un animal temible pero para la mayoría de nosotros son criaturas admirables. El macho adulto puede llegar a medir hasta 9 m. de logitud y pesar hasta 5,5 t. La característica distintiva es su larga aleta dorsal, que puede llegar a medir hasta 1,8 m. en los machos adultos.

Pero ¿qué es lo que la hace tan especial, por qué la consideramos una de las especies mejor armadas? No es muy rápida, su maxima velocidad no sobrepasa los 45 km/h, no es venenosa, no tiene armas como una navaja, o un puñal, ¿qué es entonces?

Su mejor arma es… ¡su inteligencia! No hay criatura en nuestro planeta más inteligente para cazar que la orca. Las diferentes estrategias y técnicas de caza varían según la región en la que habita, el animal cazado y el tipo de orca; pueden hacerlo en forma individual o en equipo.

Ataques coordinados entre varios individuos, persecuciones y acorralamientos, dando fuertes coletazos a sus presas para aturdirlas, varamientos intencionales en las playas, generando olas muy grandes para desestabilizar, entre otras, forman parte de su gran repertorio para convertirse en un superdepredador.

Hábitat y distribución: habita, con mayor frecuencia, aguas costeras en un rango de ochocientos kilómetros cuadrados y en aguas frías a latitudes altas en ambos hemisferios. En las regiones costeras ocupa principalmente bahías de baja profundidad, estuario y desembocaduras de los ríos.

Estado de conservación: no listada, datos insuficientes

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.