In memoriam de Carlos Enrique Piedrahita

El pasado 4 de agosto falleció un apasionado navegante y expresidente del Grupo Nutresa. “Franco, respetuoso y noble”, así lo recuerda un compañero de viajes.

Por: Santiago Arbeláez Arango

Perder un tripulante es una de la mayores desgracias y tristezas que puedan suceder a una tripulación. Así nos sentimos por estos días, nuestro cófrade Carlos Enrique Piedrahita cambió de rumbo y dejó la flota súbitamente.

Navegando a vela se conoce lo más profundo de cada persona, y con Carlos fueron muchas las singladuras recorridas. Compartimos noches de tertulia en varios veleros y puertos, historias con sabor a marisma, carcajadas francas, contando historias, echando cuentos y humedeciendo la palabra con alguna bebida espirituosa.

Otras veces compartimos mesas de navegación definiendo derrotas y tomando decisiones náuticas, a las que siguieron maniobras marineras de cambio de velas y todas las actividades acordes a la navegación. En otras oportunidades hablamos de literatura e historia naval, o definiendo textos y apoyando la Agenda del Mar.

Carlos fue un buen amigo, franco, respetuoso y noble, con carácter, respetando la diferencia y mediando los desacuerdos con criterio y ecuanimidad.

Pero los marineros siguen presentes por siempre, y podemos estar seguros de que en las noches de mar, estando al timón de algún velero levantaremos una copa al viento para recordar a nuestro compañero de navegación, seguros de que este querido pirata también brindará con la suya.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.