Guía de buceo en Cartagena y las islas del Rosario

Por la claridad de sus aguas y la abundancia de corales, es uno de los destinos favoritos de buceo.
Cómo llegar

A las Islas se llega en lancha desde Cartagena en aproximadamente una hora.

El Archipiélago de Nuestra Señora del Rosario, más comúnmente llamado Islas del Rosario, es un conjunto de 27 islas coralinas que hacen parte del Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo, el cual contiene los ecosistemas marinos más diversos del país: ciénagas costeras, arrecifes coralinos de barrera y costeros, canales y manglares.

Las islas están situadas a 46 kilómetros de Cartagena de Indias, la capital del departamento de Bolívar, la quinta ciudad más importante del país, uno de los principales destinos turísticos y puerto importante.

Dónde alojarse: En hoteles, hostales y apartahoteles que satisfacen todas las necesidades y presupuestos.

 

Buceo   

Son más de 25 puntos que se destacan por su gran variedad de corales duros y blandos, esponjas y peces arrecifales, los cuales se encuentra en tres sectores: las islas del Rosario, la isla de Barú y las cercanías de Tierra Bomba,

En las islas del Rosario se distinguen dos zonas: la barrera arrecifal del norte, que se desarrolla desde muy poca profundidad hasta los 30 m (100 pies), y la plataforma arrecifal del sur, una zona de paredes que cae abruptamente desde los 9 m (30 pies) hasta los 45 m (150 pies). Los arrecifes cercanos a la isla de Tierra Bomba, como Salmedina, Burbujas, la Montañita son casi todos montañas submarinas. Los del sector de Barú, como Playa Vásquez y Pendales, corresponden a arrecifes costeros.

Cabe resaltar la alta cobertura de esponjas que se presenta especialmente en la zona sur de las islas; es tan alta que en ocasiones la cobertura de esponjas es superior a la de corales. Las 45 especies presentes en el Parque tienen todo tipo de crecimiento, las hay de crecimiento masivo, en forma de barril, vasos, tubulares de diferentes diámetros y alturas, ramificadas, cubriendo superficies, etc.

Se destacan las esponjas oreja de elefante de color anaranjado y esponjas barril que pueden levantarse a más de 2 m. sobre el arrecife, con diámetros de metro y medio o más. La mayor presencia de estas esponjas se da a todo lo largo de la pared que va paralela a la cadena de islas al costado sur de las mismas.

El buceo nocturno es especial por el fenómeno de la bioluminiscencia que es muy intenso en las aguas alrededor de las islas, sobre todo en la época de lluvias. Además de la posibilidad de observar una gran cantidad de cangrejos (centollas o cangrejo araña), langostas, erizos, estrellas canasta (muy raras y que nunca se ven durante el día y con alta probabilidad de ver pulpos.

 

  • Mejor época para el buceo: de julio a octubre, época de lluvias cuando el mar está más calmado
  • Profundidad del buceo: 0 a 40 m (0 a 130 pies)
  • Visibilidad: entre 12 y 18 metros (40 – 57 pies) en época lluviosa. De 15 a 20 m (50 a 65 pies) en época seca (diciembre a marzo)
  • Temperatura del agua: 29°C
  • Pecios:
  • Paredes:
  • Careteo:
  • Buceo a pulmón libre:

 

Puntos de buceo destacados

 

En Tierrabomba:

 

Bajo Burbujas

  • Profundidad: 9 a 40 m (30 a 131 pies)
  • Corrientes: variables
  • Nivel de dificultad: avanzados

El nombre de este sitio se debe a que es común observar burbujas de gas que brotan por entre los corales. El buceo se comienza en la zona más profunda y termina en la menos profunda. Desde el fondo y hasta los 25 m (82 pies) predominan los corales blandos: abanicos, candelabros, plumones y negros (Antiphates sp.) En sus cantiles más profundos es posible observar cardúmenes de sierras y jureles. También es donde hay más posibilidad de ver tiburones de arrecife.

 

Bajo Salmedina

  • Profundidad: 9 a 40 m (30 a 130 pies)
  • Visibilidad: 18 a 20 m (59 a 65 pies)
  • Corrientes: fuertes
  • Nivel de dificultad: avanzados

En este sitio se halla una amplia meseta entre los 4 y 10 m (13 y 32 pies) de profundidad, que en la época de la conquista fue uno de los peores obstáculos para los navegantes. La evidencia son las siete anclas de 3 m de largo en promedio, rodeadas por cañones de galeón, que allí se pueden encontrar. Tiene grandes extensiones de corales blandos y abundancia de peces, caracoles y crustáceos. Los costados del bajo son muy pendientes entre los 10 y 40 m (32 y 131 pies) y allí abundan los corales duros, candelabro y látigo. Es un sitio ubicado en aguas abiertas por lo que debe tenerse en cuenta el fuerte vaivén de las olas. En este mismo bajo se encuentran los barcos Faro y Ferrocemento, separados 200 metros entre sí.

 

Barco Pedro de Heredia

  • Profundidad: 10 a 24 m (35 a 80 pies)
  • Visibilidad: 15 a 20 m (49 a 65 pies)
  • Corrientes: suaves a moderadas

Prestó servicio durante la Segunda Guerra Mundial y fue adquirido por la Armada Nacional al gobierno de Estados Unidos. Es grande y está completo. Las puntas de los mástiles están entre 1,5 y 3 m (5 y 10 pies) de profundidad. Está posado sobre un arenero y entre los corales que lo han colonizado destaca el coral de fuego. Cuenta con líneas de guía para que los buzos especializados en naufragios puedan hacer penetraciones seguras. Lo usual es que se recorra el casco por la parte más profunda y se continúe con un recorrido ascendente.

Foto: Cartagena Divers

 

En Barú:

 

La Montañita

  • Profundidad: 14 a 41 m (46 a 134 pies)
  • Corrientes: variables

Es una meseta pequeña poblada por esponjas barril de gran tamaño y abundancia de corales blandos. Las laderas de este arrecife están pobladas principalmente por corales duros como los cerebros que crecen en forma de tejado y donde también es posible ver cangrejos, langostas y peces arrecifales. En la zona norte abundan los cardúmenes de creolas.

 

Playa Vásquez

  • Profundidad: 8 a 30 m (26 a 98 pies)
  • Corrientes: suaves a moderadas

Playa Vásquez. Foto: Cartagena Divers

Es un sitio ideal para principiantes por la planicie arenosa que limita con el arrecife, que se hace más profunda en dirección norte. A lo largo del recorrido se observan corales blandos y pequeños parches coralinos. Es muy común encontrar peces como salmonetes, saltonas, pargos, jureles, creolas, rayas pastinacas y congrios (Congridae). Aquí se hallan dos barcos hundidos: Atlas y Tolú, muy cercanos entre sí y que se pueden recorrer en una misma inmersión.

 

En las islas del Rosario:

 

Barco de San Martín de Pajarales

  • Profundidad: 15 a 18 m (50 a 60 pies)
  • Corrientes: variables 

Era un barco pesquero que por su cercanía a una isla ofrece cierta protección frente a las corrientes. Está rodeado de corales duros y esponjas y presenta gran cantidad de cangrejos y ocasionalmente langostas. Dentro del barco se pueden hacer penetraciones, incluso sin ser experto en naufragios. El sitio ofrece un arrecife muy atractivo con cantiles profundos por el lado sur, donde se encuentran corales duros, además de una variada fauna en las pequeñas grietas de la pared.

 

Cantil de Isla Pavitos

  • Profundidad: 4,5 a 40 m (15 a 130 pies)
  • Visibilidad: 5 a 20 m (16 a 66 pies)
  • Corrientes: suaves
  • Buceo a pulmón libre: sí

Se ubica al sur de la isla de Pavitos. Tiene pendientes suaves entre los 4,5 y 9 m (15 y 30 pies), y a partir de ahí cae abruptamente hasta los 40 m (130 pies). Cuenta con poblaciones de esponjas barril y oreja de elefante (Spongia agaricina), y mucho coral látigo. Desde lo menos a lo más profundo se observa una amplia variedad de corales duros y blandos, así como peces arrecifales. Permite hacer buceo a la deriva sin ningún problema. Es uno de los sitios más visitados gracias a sus excelentes condiciones la mayor parte del año.

 

Isla Gloria

  • Profundidad: 11 a 40 m (35 a 130 pies)
  • Visibilidad: 15 a 20 m
  • Corrientes: suaves

Es tal vez el sitio con la mayor presencia de peces en todo el Parque. El buceo se inicia en un parche de arena a 11 m (35 pies) de profundidad. Allí se encuentran pequeños parches de coral y esponjas donde habitan peces pequeños, camarones limpiadores y cangrejos flecha. El recorrido continúa hacia el sur, en busca de la pared donde comienza el espectáculo: un fondo dominado por coral lechuga (Agaricia tenuifolia) y cientos de damiselas que revolotean. A medida que se desciende por la pared, que llega hasta los 40 m (130 pies) se ve un paisaje dominado por corales cerebro y montaña, y una inmensa variedad de peces representada en creolas, palometas, chopas, cirujanos, loros, ángeles y uno que otro gran pargo y cherna. 

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.