Guía de buceo de Bahía Solano

Fondos rocosos llenos de fauna variada y multicolor destacan en este atractivo destino.

Bahía Solano es un municipio del Chocó ubicado en una de las zonas más lluviosas del mundo, gracias a lo cual cuenta con numerosos ríos que caen de las colinas de exuberante vegetación hasta el océano Pacífico. Al igual que Nuquí, sus habitantes dependen de la pesca artesanal y el turismo de naturaleza.

Cómo llegar: desde Medellín y Quibdó por vía aérea. En lancha desde Nuquí. En barco desde Buenaventura. Desde el aeropuerto a El Valle en jeeps y chivas.

Dónde alojarse: en hoteles, cabañas y posadas turísticas para todos los gustos y presupuestos.

Planes

  • Visita a las cascadas a lo largo de las playas.
  • Presenciar la liberación de tortugas golfinas (Lepidochelys olivácea) recién nacidas entre octubre y enero.  
  • Avistamiento de aves como tucanes y guacamayas, y la contemplación de los atardeceres.
  • Pesca deportiva entre mayo y junio cuando llegan especies grandes como el pez espada y varios tipos de marlín.
  • Recorrer el PNN Utría para observar monos, cusumbos, tigrillos, venados, osos perezosos y la mayor diversidad de murciélagos del país.
  • Avistamiento de ballenas entre julio y octubre.

Foto: Esteban Duque Mesa

Buceo

Bahía Solano comparte las características comunes del buceo del Pacífico colombiano: fondos rocosos o riscales con fauna de gran tamaño, ríos cortos que descargan sedimentos al océano y condiciones variables de visibilidad. Entre los riscales hay paredes verticales, montañas que emergen del mar, innumerables cuevas pequeñas y acuarios de agua cristalina. Desde la ensenada de Utría hasta los centinelas de Cabo Marzo, hay más de 200 sitios de buceo.

Entre las especies más predominantes de coral están las de los géneros Pocillopora, Pavona y Porites. Los peces ángel, mariposa, chopas, mojarras, lisas, cabrillos, coliamarillos, loros y globo se suman a los más grandes y de mayor profundidad como los pargos, jureles, bravos, mantas, atunes y tiburones.

  • Mejor época para el buceo: todo el año. De diciembre a enero el agua se enfría hasta 20°C y se ve más fauna de gran tamaño.
  • Profundidad del buceo: de 9 a 42 m (30 a 140 pies)
  • Visibilidad: variable, entre 1 y 20 metros (3 a 66 pies)
  • Temperatura del agua: la mayor parte del año oscila entre 26 y 28°C y en los meses de verano intenso (febrero, marzo) desciende hasta rangos de entre 22 a 18°C.
  • Peces grandes:
  • Pecios:
  • Paredes: sí
  • Careteo:
  • Próxima cámara hiperbárica: Hospital Julio Figueroa Villa de Bahía Solano

 

Puntos de buceo destacados

 

Sebastián de Belalcázar

  • Profundidad: 24 a 40 m (80 a 130 pies)
  • Nivel de dificultad: avanzado

Es una de las inmersiones favoritas y de fácil acceso, ubicada a 400 metros de la playa Huina. Este barco hundido en agosto del 2004 fue célebre porque persiguió y hundió al Karina, el barco que traía armamento para el entonces grupo subversivo M-19, el mismo de la novela El Karina del escritor colombiano Germán Castro Caycedo.

Es el hogar de enormes meros, pargos y cardúmenes de bonitos, pámpanos, veraneras y pargos lunarejos.

El castillo de proa se halla a 24 m (80 pies) de profundidad y el fondo se encuentra a 36 o 39 metros (118 a 130 pies) dependiendo de la marea. El recorrido habitual se hace desde estribor hacia la proa a 30 m (100 pies) de profundidad. Por las entradas y escotillas se pueden ver peces grandes en el interior. El retorno se hace por babor y por el techo del puente de mando hacia la cuerda de ascenso.

 

Los Vidales Hundidos

  • Profundidad: 6 a 27 m (20 a 90 pies)
  • Corrientes: suave
  • Buceo a pulmón libre:

Están ubicados a 800 m de la playa de Juan Tejada y a 35 minutos de Bahía. Se llaman así porque son unas montañas hundidas cercanas a unos morros emergidos con variedad de formas que llevan el mismo nombre.

La entrada al agua debe hacerse cerca de la cabeza de la piedra emergida y el recorrido puede ser por cualquiera de los costados de las montañas, en contra de la corriente o a la deriva. Normalmente se bucea a una profundidad de 80 pies. Son frecuentes los cardúmenes de pargo rojo y lunarejo, gorgonias y morenas; y en las partes menos profundas, peces arrecifales.

 

La Piedra del Flaco en los Morros Vidales

  • Profundidad: 9 a 36 m (30 a 120 pies)
  • Nivel de dificultad: avanzado

Está a 45 minutos de Bahía y hace parte de los Morros Vidales. Es una pendiente donde hay montañas de roca separadas por arena blanca. Allí es normal ver peces de gran tamaño, incluidos tiburones y mantas gigantes.

La inmersión se inicia buscando la cabeza de la piedra menos profunda que está entre los 9 y 12 m (30 a 40 pies) y de allí se sigue dirección noroeste por entre las montañas de piedra. El recorrido se hace descendiendo hasta los 30 o 36 m (100 o 120 pies).

Foto: Digital Vision

 

La Piedra de la Esperanza

  • Profundidad: 24 a 36 m (80 a 120 pies)
  • Nivel de dificultad: medio a avanzado

Es un sitio de pesca tradicional ubicado en la entrada suroeste de la ensenada de Utría, a 400 metros de la isla de Playa Blanca. Su nombre se debe a que la piedra genera “esperanza” a los pescadores en sus faenas y a los navegantes el deseo de llegar a un puerto seguro.

El recorrido por esta montaña hundida se inicia anclando el bote por la falda suroeste y a una profundidad que puede ser desde los 36 m (120 pies) hasta los 24 m (80 pies). Se asciende para terminar en la cima de la piedra entre 18 y 12 m (60 y 40 pies).

Sus numerosas grietas y enormes piedras son el albergue de grandes cardúmenes de bravos, colinegros, bonitos, pámpanos, barracudas y diferentes especies de pargos. También se encuentran tiburones, tortugas, morenas, meros, mantas y peces arrecifales de todos los colores.

 

San Telmo en Juna

  • Profundidad: 24 m (80 pies)
  • Corrientes: variable

Está aproximadamente a un kilómetro de la playa de Juna, a casi una hora de Bahía. Es un bajo con pequeñas montañas y rocas cercanas entre sí. Un sitio de pesca, sorprendente e inhóspito.

Se puede iniciar la inmersión casi en cualquier sitio y se bucea por los canales entre las rocas o en las faldas de las montañas. Hay muchos pargos muelones gigantes y cardúmenes de pargos bijos, bonitos y jureles colinegros. También se pueden ver tiburones aletinegro, chernas, cabrillas, rayas de más de 2 metros y hasta meros de más de 400 libras.

 

La Piedra de Becerra en Cotudo

  • Profundidad: 6 a 24 m (20 a 80 pies)
  • Visibilidad: buena
  • Corrientes: suaves
  • Nivel de dificultad: principiante
  • Buceo a pulmón libre:

Es una piedra tipo montaña, a 300 metros de la playa de Cotudo, ideal para buceo de ambientación.

Se puede iniciar por cualquier lado y el recorrido se hace de forma perimetral y en ascenso hacia la cabeza de la piedra a 3 o 6 m (10 o 20 pies). Hay parches aislados de coral y abundancia de especies arrecifales como peces mariposa, peces sargento (conocidos localmente como isabelitas) y peces ángel, al igual que especies grandes.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.