El tamaño sí importa, no consuma pargo platero

Los consumidores tenemos el poder de exigir una pesca más sostenible que proteja las especies y los ecosistemas, y por nuestra propia salud.

Informarse bien, elegir productos de la pesca responsable y exigir mejores prácticas está en nuestras manos. Los consumidores tenemos el poder de exigir una pesca más sostenible que proteja las especies y los ecosistemas, y por nuestra propia salud. Los consumidores somos todas aquellas personas que, a pequeña o gran escala, adquirimos un recurso pesquero para su consumo final. Somos, por lo tanto, el último eslabón de la cadena pesquera, la razón de ser de la extracción, transformación y comercialización de pescado, mariscos y otros productos de mar.

Tenemos no solo el derecho de exigir productos de buena calidad, sino también el deber y la responsabilidad de conocer la legislación colombiana en cuanto a las buenas prácticas de pesca y exigir su cumplimiento por parte de los supermercados, restaurantes, hoteles y otros establecimientos.

Conservación Internacional Colombia, EcoGourmet y AGENDA DEL MAR, con el apoyo del restaurante Pesqueira, te invitamos a sumarte a esta campaña.

Yo pregunto: ¿cumple con la talla media de madurez?

La talla media de madurez (TMM) es el tamaño promedio que alcanza un pez cuando ya se ha reproducido.

Verificar, al momento de la captura, que el ejemplar esté por encima de esa talla asegura que este ya se ha reproducido lo que ayuda a mantener, a largo plazo, las poblaciones de la especie.

Si usted compra peces que no han alcanzado su tamaño para tener crías, está contribuyendo a que la especie desaparezca.

El tamaño sí importa

 

Pedir el famoso “pargo platero” (que quepa completo en el plato) es una costumbre arraigada en el consumidor colombiano y es un grave error que debe empezar a corregirse. Un pargo platero es un pargo que no maduró sexualmente y no alcanzó a reproducirse. Pedirlo es arriesgarse a que nunca más lo vea en un plato y lo mismo ocurre con otras especies. Mejor pida un filete de pargo.

Similar al ejemplo anterior, la famosa “baby lobster” que ofrecen en muchos restaurantes es, por lo general, una langosta que no llegó a la edad de reproducirse. En otras latitudes existen especies de langostinos conocidas como “baby lobster” y cuyo tamaño de madurez es pequeño, pero no deben confundirse con las langostas en estado juvenil las cuales no deberían consumirse.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.