Buceo y Salvamento: bajo el agua protegen la vida marina

El adecuado manejo de derrame de hidrocarburos es parte de la labor del Departamento de Buceo y Salvamento de la Base Naval ARC Bolívar, de la Armada Nacional

El derrame de hidrocarburos en los océanos afecta seriamente la salud de los ecosistemas, la fauna marina y las comunidades costeras. Cuando suceden este tipo de siniestros, el daño ambiental es incalculable. Por ello es necesario contar con entidades expertas que manejen adecuadamente este tipo emergencias.

Casos como estos ocurridos en la Bahía de Cartagena han sido atendidos por los buzos profesionales del Departamento de Buceo y Salvamento de la Base Naval ARC Bolívar, de la Armada Nacional quienes, además de la formación que reciben en la Escuela, se han entrenado con los buzos de la Marina de Estados Unidos en el uso de equipos especializados para la extracción de hidrocarburos de artefactos sumergidos y/o naufragios, para minimizar el riesgo de derrames en el lecho marino, reducir el impacto ecológico y salvaguardar la vida marina.

“Hoy por hoy, el Departamento de Buceo y Salvamento inspecciona en un mes alrededor de 70 buques petroleros con capacidades de hasta 120.000 toneladas de hidrocarburos, y si algún siniestro llegase a ocurrir, el daño ambiental a que se vería sometido el ecosistema marino es incalculable, por ello es absolutamente necesario adquirir las capacidades que nos permitan atender emergencias de este tipo”, afirma el Teniente de Fragata Nicolás Lizarazo Fernández, jefe de Departamento Académico de la Escuela de Buceo y Salvamento.

El dato

El Departamento de Buceo y Salvamento inspecciona cada mes cerca de 70 buques petroleros con capacidades de hasta 120.000 toneladas de hidrocarburos.

En concordancia con lo anterior, el Departamento de Buceo y Salvamento está proyectando la adquisición de la capacidad de extracción de líquidos desde compartimentos sumergidos, que le permitirá mejorar la reacción institucional en caso de la ocurrencia de un siniestro marítimo y/o fluvial que involucre el riesgo de contaminación de los ecosistemas marinos con combustibles fósiles o derivados del petróleo.

Estos buzos también aportan al conocimiento de nuestros mares mediante la operación de modernos aparatos como el recién adquirido vehículo submarino no tripulado ROV-Pionero 500, el cual puede tomar muestras y realizar filmaciones hasta quinientos metros de profundidad.

Todo esto se hace como muestra del compromiso con el cuidado, preservación y conservación del ambiente marino y fluvial, con la promoción del desarrollo sostenible y el fomento de una conciencia marítima nacional orientada a generar las condiciones necesarias que permitan mantener un ambiente marino-costero sano y promuevan la conservación y el uso sostenible de los recursos.

“Buscamos adquirir equipos Hot Tap que bombean a alta presión los hidrocarburos desde la estructura sumergida hasta superficie, para una vez allí, ser almacenados en tanques especializados que proporcionarán contención de la presión y un medio para ventilarla y eliminarla. Si bien adquirir esta capacidad es un proceso que puede tardar varios años, estamos seguros que estamos avanzando en el camino correcto que nos permitirá prevenir, mitigar y compensar los impactos ambientales, protegiendo así el patrimonio natural de la nación”. Teniente de Fragata Nicolás Lizarazo Fernández, jefe de Departamento Académico de la Escuela de Buceo y Salvamento

 

 

 

 

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.