Aruba cuida sus aves, un gran tesoro ambiental

La fotografía de una boa constrictora comiéndose un ave de Aruba no solo confirmó aquella frase de que “una imagen vale más que mil palabras” sino que le sirvió a la Aruba Birdlife Conservation para promover, en el 2010, una campaña nacional de sensibiliz
La fotografía de una boa constrictora comiéndose un ave de Aruba no solo confirmó aquella frase de que “una imagen vale más que mil palabras” sino que le sirvió a la Aruba Birdlife Conservation para promover, en el 2010, una campaña nacional de sensibilización sobre las especies invasoras.
 
La introducción en la isla de esta serpiente originaria del continente americano, junto con el creciente aumento de la población y las presiones de las distintas actividades humanas sobre el medio natural son, a juicio de esta ONG, las principales amenazas para las aves de Aruba. 

Y es que al igual que sus playas de arena blanca o los fondos submarinos llenos de vida, las aves se han convertido en uno de los tesoros más atractivos para pobladores y turistas. En esta isla del Caribe se tienen registradas 236 especies de aves, de las cuales más de 150 son migratorias. Además, la isla es el sitio de anidación de diez especies de golondrinas, lo que la hace un lugar único en el mundo.
 
“Nuestras fotografías de aves han sido fundamentales para impulsar la conciencia nacional de la belleza que Aruba tiene para ofrecer, y más específicamente la belleza de las aves que se pueden encontrar en nuestra isla”, afirma Greg Paterson, presidente de la Aruba Birdlife Conservation.
 
Lo que comenzó como un hobby hace doce años, se convirtió en una pasión, asegura este fotógrafo aficionado que, a través de la ABC que preside, busca preservar la vida silvestre de aves de Aruba para las generaciones futuras, incluyendo muchos microhábitats que nuestras aves necesitan para poder sobrevivir.
 
Educación y conservación

El trabajo más importante que ejecuta la Aruba Birdlife Conservation es la sensibilización de la comunidad. “Está aumentando la conciencia, desde los niños en edad escolar y sus maestros, hasta la población local que ha comenzado a disfrutar de sus propios jardines de una manera nueva”, comenta Paterson.
 
A la par de estas campañas educativas, la ONG promueve proyectos de reproducción de especies en peligro, particularmente en el caso de dos subespecies endémicas: el búho de madriguera conocido localmente como shoco (Athene cunicularia arubensis) el cual habita en zonas ya urbanizadas y que gracias a una campaña de ABC fue declarado en 2012 el quinto símbolo nacional de Aruba. La otra subespecie es el perico carasucia (Aratinga pertinax arubensis), que anida en nidos de termitas y cuyas poblaciones se están reduciendo drásticamente. 
 
Aruba posee cinco Áreas Importantes para las Aves reconocidas a nivel internacional, y adicionalmente se han identificado 16 zonas de la isla que se deberían proteger. Actualmente se espera una decisión positiva del Consejo de Ministros de Aruba para declarar estos microhábitats de vida silvestre como parte del Parque Nacional Arikok de Aruba.
 
La ABC está tratando de involucrar a personas propietarias de tierras y/o con intereses de conservación ambiental para que apoyen y hagan parte de las iniciativas, “pero también es importante que el gobierno entienda su importancia para que a través del turismo verde puedan traer personas amantes de las aves para que conozcan y ayuden con donaciones”, sostiene Paterson.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.