Aprender haciendo, la mejor estrategia

Recortar, pegar, colorear, hacer preguntas, pedir ayuda… Cuando los niños y sus papás comparten tiempo juntos se potencia su creatividad y fortalecen los vínculos afectivos.

¿Se aprende más con la teoría o con la práctica? Hace más de 2.000 años Aristóteles parecía tener la respuesta correcta: “Lo que tenemos que aprender a hacer, lo aprendemos haciendo”. Esta frase atribuida al filósofo griego es respaldada hoy en día por los expertos en educación que promueven el método “aprender haciendo” o “learning by doing” (en inglés).

Uno de esos expertos es el pedagogo estadounidense Roger Schank, quien además es uno de los principales investigadores del mundo en inteligencia artificial. En una reciente entrevista con El País de España, explicaba así las bondades de “aprender haciendo”: 

“He analizado cómo funciona el aprendizaje y la base es hacer preguntas, intentar hacer cosas, fallar, pedir ayuda e intentarlo otra vez. Es lo que llamamos ‘learning by doing’ (aprender haciendo) y es lo que hace mi plataforma; simula experiencias que permiten a la gente practicar, identificar qué hacen mal y corregirlo. Nadie quiere ser enseñado. Los niños aprenden solos, simulan construir ciudades con bloques, imaginan cómo ser padres con muñecos y ocasionalmente piden ayuda”.

Lo estamos aplicando

Así, pues, lo mejor para aprender es experimentar, antes que memorizar conceptos o teorías. Experiencia directa, simulaciones, dramatizaciones y demostraciones son las tácticas más eficaces, según la metodología de aprendizaje “aprender haciendo” que también estamos aplicando en Agenda del Mar Comunicaciones con los talleres educativos que ofrecemos a las comunidades sobre temas ambientales y así mismo con las cajas creativas para niños BeeBox.

Nuestra metodología didáctica contempla la participación activa de las personas, que aprendan mediante la práctica, así esto conlleve cometer errores una y otra vez hasta encontrar la solución. “Aprender haciendo” aplica tanto en los talleres educativos con los cuales llegamos a diferentes regiones del país, como con las manualidades de nuestras cajas creativas BeeBox, donde además los niños comparten valioso tiempo con sus papás.

“Es importante ayudar a los niños a descubrir lo que más les gusta y para ello hay que ofrecerles programas abiertos y dejarles que decidan. Si un estudiante quiere ser médico, con programas de realidad virtual se pueden simular operaciones con pacientes reales y así puede descubrir si realmente le apasiona”, como bien lo explica Schank.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.