Fósiles vivientes

El primero en utilizar la expresión “fósiles vivientes” fue Charles Darwin para describir a los seres vivos que han resistido la prueba del tiempo y que han sobrevivido manteniéndose relativamente sin cambios durante millones de años.

A lo largo del tiempo, en nuestro planeta, las especies no han dejado de evolucionar o cambiar, principalmente, para adaptarse a las variaciones del entorno donde viven; a veces, estos cambios han sido tan significativos que terminan surgiendo nuevas especies. Sin embargo, nuestros amigos, los fósiles vivientes, han permanecido en hábitats en los que su morfología y comportamiento no han requerido una gran cantidad de ajustes.

Aunque son muchas las especies consideradas fósiles vivientes, aquí te presentamos algunas de ellas que consideramos, y que esperamos estés de acuerdo, de las más interesantes.

  1. Celacanto (Latimeria spp.)

Se creían extinguidos desde la época de los dinosaurios, hace 65 millones de años. Hoy se conocen dos especies de celacantos: L. Chalumnae que vive cerca de las islas Comores en la costa oriental de África y L. menadoensis, encontrada en las aguas de Sulawesi, en Indonesia.

La característica que más llamó la atención de los científicos fueron sus pares de aletas lobuladas que se extienden desde su cuerpo hacia afuera como si fueran patas y se mueven alternativamente, como las de un caballo trotando. De hecho, a pesar de tener apariencia de pez y de vivir en el fondo oceánico, desde el punto evolutivo, el celacanto está más emparentado con los tetrápodos terrestres que con los mismos peces.

Hábitat y distribución: viven a aguas profundas. Pasan las horas del día escondidos en cuevas y otros espacios oscuros. Son depredadores nocturnos.

Estado de conservación: en peligro de extinción.

  1. Cangrejo de herradura del Atlántico (Limulus polyphemus)

Aunque los cangrejos herradura surgieron por primera vez hace 450 millones de años, el género Limulus se remonta a unos 20 millones de años atrás. Puede crecer hasta 60 cm. de largo y 30 cm. de ancho.

Aunque se parezca a un cangrejo, no lo es; de hecho, está más emparentado con los arácnidos (escorpiones y arañas) que con los crustáceos.

Sus poblaciones están disminuyendo progresivamente debido al cambio climático, a la destrucción de su hábitat y a la captura para ser usado como carnada en la pesca de pulpo y para la industria farmacéutica.

Su sangre o hemolinfa tiene propiedades únicas que ayudan en su sistema inmunitario; una de ellas es la capacidad de inmovilizar y aislar patógenos. Por esta razón, son capturados para extraerles su sangre y obtener así compuestos sintetizados en laboratorio como el “Lisado de Amebocitos de Limulus” (LAL) que es usado en nuestro beneficio.

Desafortunadamente, una vez se les extrae una buena cantidad de sangre son liberados al medio muy débiles y muchos de ellos mueren rápidamente.

Hábitat y distribución: zonas costeras y estuarios fluviales. Se encuentra desde la península de Yucatán, en el golfo de México y a lo largo de las costas del Atlántico norte.

Estado de conservación: vulnerable.

  1. Nautilus emperador (Nautilus pompilius)

Este molusco cefalópodo lleva viviendo en nuestro planeta, sin apenas evolucionar, desde inicios de la era Paleozoica, hace 500 millones de años.

Tiene una cabeza prominente, es el más grande de todas las especies de nautilus, puede sobrepasar los 30 cm. Posee hasta 90 tentáculos que utiliza para capturar a sus presas, además, posee otro par, justo en la parte anterior de los ojos que les sirve como aparatos olfativos.

Lo más destacado de nuestro amigo es su concha, además de ser muy hermosa y muy resistente a la alta presión, la está remodelando constantemente. A medida que  crece, crea una nueva cámara de mayor tamaño, una vez la ha terminado, sella la anterior, donde habitaba, y se muda a la nueva.

Hábitat y distribución: Están adaptados para permanecer a profundidades de hasta 500 – 800 m., aunque generalmente, se encuentra cerca de la superficie.

Estado de conservación: vulnerable

  1. Tiburón elefante (Callorhinchus milli)

Pertenece al grupo de peces cartilaginosos (condrictios) conocidos como quimeras, parientes lejanos de los tiburones y rayas. Además de tener un cuerpo con una forma muy extraña, llama la atención la presencia de un hocico carnoso similar a la trompa de un elefante, que utiliza para explorar el fondo lodoso marino, en búsqueda de alimento.

Su genoma, recientemente mapeado, muestra que su ADN apenas tuvo cambios durante casi 420 millones de años, pasando a ser el vertebrado más lento en cambios evolutivos conocido hasta ahora.

Así mismo, su genoma ha ayudado a los científicos a entender cómo se forman los huesos, dando pistas para luchar contra la osteoporosis en los humanos.

Hábitat y distribución: prefieren aguas  templadas, saladas y salobres hasta 227 m. de profundidad.

Estado de conservación: preocupación menor.

  1. Ctenóforos (Phylum Ctenophora)

Aparecieron en nuestro planeta hace 700 millones de años. Inicialmente, se les asoció a las medusas; sin embargo, estudios más detallados determinaron que existen grandes diferencias y por eso se creó un taxón especial que los agrupa.

La gran mayoría de las especies poseen dos tentáculos, a lo largo de los cuales se distribuyen unas células especializadas llamadas coloblastos, no urticantes pero sí pegajosas que utilizan para capturar a sus presas.

son muy frágiles e inofensivos. Poseen unas “paletas natatorias” o peines (en latín “ctenes”) dispuestas en ocho canales a lo largo del cuerpo del animal. El movimiento de estas paletas genera iridiscencia que dan a estos animales un atractivo especial.

Hábitat y distribución: Exclusivamente marinos, la gran mayoría planctónicos. A pesar de su transparencia son fáciles de ver ya que son muy comunes cerca a la superficie, presentes en todos los océanos y mares de nuestro planeta, especialmente en aguas cálidas.

Estado de conservación: no listado.

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.