Una foto soñada 3 años, planeada y premiada

A finales de 2019, Juan Camilo instaló una de sus cámaras trampa en un bosque ubicado entre la vía Las Palmas y la carretera del Escobero. Su obsesión era lograr una imagen de un tayra, una especie de hurón que mide alrededor de 70 centímetros.

Desde el 2016 viene estudiando la fauna del Valle de Aburrá y el sueño de fotografiar un tayra lo perseguía desde hace 3 años.

Como captar una foto del animal con una cámara convencional es casi imposible, por las zonas donde habita y la forma como se mueve, decidió incursionar en el fototrampeo, una técnica que consiste ubicar una cámara en medio de alguno de los corredores naturales de las especies que se busca fotografiar, conectada a un sensor de movimiento y a un flash.

El equipo es costoso y lograr buenas fotos no es fácil. Muchos investigadores solo desean tener registros gráficos para generar certezas sobre la presencia o el comportamiento de cierto tipo de animales en un territorio. Por eso la resolución no es la prioridad. Pero para los fotógrafos de naturaleza no es suficiente confirmar la existencia del animal, en este caso Juan Camilo lo que quería era una gran foto.

Para lograrlo contaba con dos cámaras. Una la movía por diferentes zonas, especialmente en Las Palmas, la otra la había dejado fija durante más de dos meses en el lugar en el que sabía de la presencia del tayra. Con la primera logró una imagen de un zorro y luego la de un puma, muy cerca del Valle de Aburrá. Con la otra, logró varias fotos que evidenciaban el paso del tayra pero no lo captaban en un buen ángulo. “Se veía solo la cola, una parte del cuerpo, pero con la cabeza tapada, en ninguna foto lograba quedar completo”, recuerda el fotógrafo.

Pero la persistencia y el estudio de los movimientos del animal, finalmente dieron resultados. El jueves 30 de enero fue un día con mucho sol en la zona alta del municipio de Envigado. El cielo estaba despejado y a las 3:52 de la tarde el tayra se movió justo al frente de la cámara trampa y su imagen quedó capturada claramente, con el bosque al fondo, como lo había soñado.

Juan Camilo Botero Correa es un diseñador gráfico de 32 años que nació en Envigado, ha pasado la mayor parte de su vida en el municipio de Caldas y ahora vive en una finca de Angelópolis.

Cuenta que ha tomado dos cursos sobre fotografía de naturaleza, uno de ellos con uno de los más destacados fotógrafos de NatGeo. Sin embargo, asegura que gran parte de su trabajo fotográfico, especialmente el que ha hecho con la técnica del fototrampeo, se ha basado en el sencillo método de “prueba-error”.

Juan Camilo fue el ganador del 10° Concurso de Fotografía de Naturaleza con la foto titulada “Tayra: desde la intimidad del bosque”. Pero contrario a lo que podría pensarse, Juan Camilo no es investigador ni es biólogo, tampoco vive de hacer fotos. Éste no es su trabajo. En su caso, todo lo que ha hecho en el campo de la fotografía de naturaleza es pura pasión.

Estos fueron algunos de los argumentos del jurado para dar como ganadora esta fotografía:

“El registro de este mustélido en su hábitat natural me parece extraordinario. La profundidad de campo que utilizó  permite recorrer el entorno y sumergirse en el ambiente de este mamífero. Encuadre bien pensado. La postura del animal le agrega acción y tensión a la escena”. Edwin Laverde

“Difícil especie para fotografiar, con buen foco, movimiento y color en entorno natural”. Fernando Trujillo

“Búsqueda fotográfica de una especie en su hábitat, investigación previa y planeación acertada. Gran manejo de la técnica utilizada”. Guillermo Ossa

 

 

 

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.