Agenda del mar

Protejamos tanto como podamos, tan rápido como podamos

Por: Agenda del Mar - Publicado: 10/01/2020
Foto: Conservación Internacional Colombia
Nuestra desequilibrada relación por décadas con el océano nos ha puesto al límite como especie humana. Hoy solo tenemos una década para recuperar el ecosistema del que depende el planeta entero. La tarea es más ardua de lo que imaginamos.

Aulani Wilhem Vicepresidente Océanos, Conservación International

Hasta hace poco era una creencia muy extendida que los humanos no podían dañar seriamente el océano, pero ahora sabemos que eso no es cierto. A pesar de que casi la mitad de la población mundial vive cerca de la costa, depende del pescado como fuente diaria de proteínas y vive del océano hemos olvidado de alguna manera que el océano es el sistema de soporte de vida del planeta. El océano global impulsa el clima, controla las precipitaciones, produce la mitad del oxígeno que respiramos y es esencial para la estabilidad de nuestro clima. Gracias al océano nos hemos librado de todo el calentamiento global por ahora. Sin embargo, lo hemos envenenado, lo hemos vaciado de peces, y hemos hecho su agua más caliente y más ácida.

Los cambios en el océano son lo que está impulsando los cambios en el planeta y no al revés, y es difícil escapar de la realidad de que nuestro clima está cambiando rápidamente. Las tendencias que solían ser predecibles son erráticas. Los cambios temporales que nos permitieron adaptarnos y volver al equilibrio ya no son posibles. No importa el océano, la costa, la comunidad, las historias de decadencia y lucha contra la confluencia de los impactos del cambio climático, la contaminación, el plástico y la insaciable demanda de alimentos marinos son iguales. Pero también lo son las historias de esperanza. En todo el mundo estamos viendo comunidades que reaccionan a estas amenazas, aparentemente insuperables, no en retirada sino en acción.

 

Para apoyar a estas comunidades y permitir que nuestro océano pueda continuar proveyéndonos necesitamos protegerlo a escalas más grandes de lo que hemos imaginado antes. También necesitamos romper las falsas dicotomías entre la protección y la extracción como si el bienestar de las economías, la gente y la naturaleza estuvieran de alguna manera desconectados. La ciencia confirma que cuando las zonas oceánicas están bien cuidadas, la vida marina prospera y las mejoras en la salud del océano y de las personas se hacen realidad. La ciencia también nos dice que para asegurar la resistencia de los océanos al clima cambiante necesitamos conservar un mínimo del 30% de los océanos del mundo para el 2030. Hoy en día, menos del 10% se conserva efectivamente. Las áreas marinas protegidas (AMP) son una herramienta clave para lograr ambos objetivos

 

Las AMP ayudan a reducir los conflictos entre usuarios, reducir las actividades ilegales y aumentar la vida marina. Cuando los peces son abundantes, los pescadores capturan más con menos esfuerzo, lo que conduce a un mejor ingreso local y a una mejor seguridad alimentaria, salud y calidad de vida. Las AMP bien gestionadas no sólo salvaguardan la biodiversidad y los alimentos sino que también garantizan la seguridad de las comunidades y permiten que los ecosistemas funcionen como es debido. Cuando los ecosistemas funcionan bien son más resistentes, y un océano más resistente proporciona una cobertura crítica contra el cambio climático. Por estas razones las AMP, grandes y pequeñas, son vitales para el bienestar de las personas y el planeta.

 

He pasado los últimos 20 años trabajando para que emerja un género distinto de conservación marina, las AMP de gran escala (AMP) ~100.000km2 y más grandes. Este trabajo comenzó en el archipiélago de Hawai, de donde soy, en una extraordinaria región oceánica ahora conocida como Papah?naumoku?kea. Este Sitio marino Patrimonio de la Humanidad es más grande que Colombia y dos veces el tamaño de Chile. Hace 20 años la idea de reservar tales áreas masivas del océano para su protección era ridícula. La mayoría de la gente decía que no podía o no debía hacerse. La ridícula idea de hoy es no intentar hacer aún más

 

Lo que hemos aprendido en 20 años es que las AMPL son un complemento esencial de las AMPL costeras de menor escala para hacer frente a las disminuciones, comprender mejor la conectividad de los ecosistemas, proteger las especies de forrajeo lejano, estabilizar la salud de los ecosistemas y reducir los impactos humanos. Las contribuciones de las AMPL a la ciencia, la política y el bienestar humano son significativas. Como lo son las contribuciones hacia nuestro objetivo global basado en el área. Las AMP a gran escala representan actualmente la gran mayoría de la cobertura mundial de áreas protegidas, con más de 30 AMPL que cubren casi 17 millones de kilómetros cuadrados de océano.

 

Las AMPL también nos han enseñado que podemos proteger la alta mar utilizando un enfoque similar, ya que hay poca diferencia entre proteger una extensión oceánica remota y despoblada como Papah?naumoku?kea y una zona similar en alta mar. Mucho es transferible. A menos que hagamos un mejor trabajo protegiendo la alta mar que cubre casi la mitad del globo, el mundo no alcanzará el 30% que necesitamos para asegurar la habitabilidad de nuestro planeta. Y tenemos que alejarnos de un enfoque de zonificación tosca en el que trazamos líneas alrededor de los lugares y decimos "mantente alejado de aquí" mientras que usamos y cosechamos en exceso y contaminamos el resto. Este enfoque de gestionar nuestro océano global es destructivo y nos impide proteger este patrimonio común de la humanidad y reconocer la reciprocidad directa que debemos tener con la naturaleza. En pocas palabras, tenemos que proteger tanto como podamos, tan rápido como podamos.

 

En una sociedad cada vez más globalizada, en la que la riqueza natural del planeta se está convirtiendo en un producto básico y se degrada diariamente, para satisfacer tanto las necesidades de la biodiversidad como las del desarrollo humano, necesitamos desplegar una amplia gama de herramientas de conservación. Éstas deben combinarse con los esfuerzos para poner freno a la pesca ilegal no declarada y no reglamentada; poner fin a los subsidios perjudiciales que perjudican tanto a las personas como a la vida marina; y aportar transparencia a las cadenas de suministro de alimentos marinos. Es necesario incorporar la financiación de la conservación en las industrias que dependen de los recursos marinos; se debe emplear una contabilidad de costos completa para la extracción de los recursos naturales; y se deben crear por adelantado mecanismos de financiación novedosos como parte del diseño de las zonas marinas protegidas. Es importante que, para cerrar la brecha de financiación de la biodiversidad (estimada en >700.000 millones de dólares al año), es necesario crear nuevas clases de activos para la inversión en la naturaleza esencial.

 

Sobre todo, necesitamos cambiar la relación de la humanidad con el océano. El año pasado Covid-19 puso el mundo al revés. Pero la mayor lección que aprendimos fue que las profundas luchas que todos enfrentamos como comunidad global están interconectadas. Ya sea que se trate del cambio climático, de una pandemia mundial o de cuestiones de inequidad e injusticia, el océano y toda la naturaleza son vitales para lograr un mundo estable, saludable y justo.

Prográmese
Noviembre
Sabado
28
Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y ofertas.
Video
Promo de la Agenda del Mar 2020, un regalo con propósito
Útil, con diseño exclusivo y contenido relevante, es el mejor regalo de fin de año. Disponible en librerías y en agendadelmar.co
Recomendados
¡La Agenda del Mar llega a sus 30 años!
"Queremos progreso sostenible y ya vimos por dónde es"
El 2021 será el año del pacto sobre la biodiversidad
"Santa Marta, un mar de sabrosura"
“Basura digital”, un problema para el Planeta
Viajes en época del Covid: los ojos puestos en el turismo de naturaleza
Agenda del Mar 2016 © Todos los derechos reservados - Sitio web diseñado y desarrollado por Codigo e-marketing