Buceo técnico, un desafío para los buzos recreativos

Bucear a mayores profundidades y durante más tiempo se puede lograr con mayor esfuerzo y compromiso, extenso entrenamiento y equipo especializado.

Germán Arango

Director Departamento de Buceo Técnico Buddy Dive Tek

Instructor de buceo técnico y CCR

www.buddydive.com

tekdiving@buddydive.com

El buceo técnico o buceo de descompresión es una actividad que demanda entrenamiento y compromiso a mediano y largo plazo por parte del buzo. El entrenamiento es extensivo e implica tanto sesiones en aguas confinadas como en aguas abiertas. Clases teóricas que incluyen la física y la fisiología del buceo, configuración del equipo, evaluación de factores de riesgo y manejo de modelos matemáticos y algoritmos de descompresión son algunas de ellas. No es un proceso corto. Un buzo técnico no se hace de la noche a la mañana. 

Durante estos cursos se recalca la necesidad de bucear como un equipo. Cada miembro es parte fundamental del mismo y por esto el entrenamiento debe ser consistente y estandarizado de manera que se garantice el éxito de cada una de las misiones.

Los protocolos y equipos utilizados por el buzo técnico varían, en gran medida, con los utilizados en el buceo recreativo. Se prepara al buzo para enfrentar las posibles emergencias de una manera analítica y se obliga al buzo a pensar antes de actuar. Esto puede ser la diferencia entre la vida o la muerte.

En el buceo técnico se utilizan gases estándares y se recomienda el uso del trimix para buceos a más de 40 m. De esta manera se reduce el riesgo de la narcosis por nitrógeno. Para la descompresión se usan porcentajes altos de oxígeno, generalmente de 50% y 100%.

Los sistemas de circuito cerrado o (CCR) son el presente y el futuro de la exploración submarina.  Estos sistemas en la actualidad son usados por exploradores a profundidades superiores a los 450 ft (140m), en inmersiones que obligan a extender los tiempos hasta doce horas bajo el agua. 

Los ‘rebreathers’ poco a poco se han hecho más populares en los buzos recreativos y algunas organizaciones poseen programas de circuito cerrado recreativo limitando el buceo a los 40 m.

Es muy importante que la persona que desea entrar en este mundo esté completamente informada acerca de los riesgos que se corren. Los modelos de descompresión solo son modelos hipotéticos y no garantizan la disminución del riesgo de descompresión en un 100%. Sin embargo, no son pocos los interesados en este tipo de actividad y las recompensas son muy grandes.  El entrenamiento y compromiso lo convertirá en un mejor buzo y este mismo entrenamiento lo llevará a lugares que muy pocas personas han visitado. El placer de descubrir compensa por completo las largas sesiones de entrenamiento.

La organización líder en entrenamiento, exploración y desarrollo de productos para el buceo técnico es GUE (Global Underwater Explorers) y su nivel de entrenamiento no se compara con ninguna otra organización. Pero más allá de una agencia certificadora, lo que debe buscar el estudiante es un instructor con experiencia que esté comprometido con el buceo profundo y la exploración, lo que al final significa que sea alguien activo que emplea la mayor parte del tiempo en actividades submarinas a profundidades mayores que las permitidas en el buceo recreativo.

Países como Argentina y Brasil se encuentran a la vanguardia en Suramérica y esta transición está llegando también a Colombia, donde se han venido realizando charlas para aclarar mitos y errores preconcebidos acerca de esta actividad. Los esfuerzos deben continuar con el objetivo de animar mucho más a los buzos recreativos para que incursionen en el buceo técnico y comiencen a superar los límites.

¿Qué es el buceo técnico?

El buceo técnico se define como un buceo diferente al buceo profesional o de investigación convencional que lleva a los buceadores más allá de los límites del buceo recreativo. Se puede definir mejor como el buceo que incluye uno o más de los siguientes puntos:

•  Buceo a más de 40 metros/130 pies de profundidad.

•  Paradas de descompresión obligatorias.

•  Buceo en un entorno sin salida a más de 40 metros lineales/130 pies lineales de la superficie.

•  Descompresión acelerada y/ o el uso de mezclas variables de gases durante la inmersión.

•  Como en el buceo técnico la superficie es efectivamente inaccesible en caso de emergencia, los buceadores técnicos utilizan metodologías y tecnologías complejas y entrenamiento para manejar los riesgos añadidos. Incluso con esto, sin embargo, el buceo técnico tiene más riesgo y peligro potencial y permite un menor margen de error que el buceo recreativo.

Fuente: PADI

¿Desde cuándo existe el buceo técnico?

La mayoría de la gente estará de acuerdo en que el buceo en cuevas es una forma de buceo técnico. El buceo en cuevas se desarrolló a finales de los años 60 y 70, dando lugar a una disciplina que se parece mucho a la actual hacia mitades de los 80. A principios de los años 90, varios grupos de buceadores en el mundo empezaron a experimentar con tecnologías para el buceo profundo (más allá de los límites del buceo recreativo) para explorar cuevas y pecios. Estas comunidades se unieron y surgieron como “buceo técnico” o “buceo tec” con la publicación de la revista aquaCorps (que ya no se edita), que estaba dedicada a este tipo de buceo. Desde entonces, el buceo técnico continúa creciendo tanto en alcance como en su tecnología.

Fuente: PADI

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.