Alerta en el Caribe por presencia de aguamalas

Esta especie representa una amenaza para la salud humana ya que posee tentáculos con células urticantes (nematocistos) que descargan toxinas.
El dato

La aguamala se mueve de manera similar a un barco de vela, con los tentáculos creando la fricción y la vela capturando el viento, y pueden ajustar el ángulo de su neumatóforo (ángulo de ataque).

Las autoridades ambientales alertan a los habitantes y visitantes de la costa Caribe por la amenaza que representa la presencia de la fragata portuguesa o aguamala (Physalia physalis) en sus aguas. Esta especie representa una amenaza para la salud humana ya que posee tentáculos con células urticantes (nematocistos) que descargan toxinas.

Según Parques Nacionales Naturales de Colombia, “en el mes de marzo condiciones de temporal y vientos en dirección este y noreste con velocidades máximas entre 30 y 35 nudos, han favorecido la llegada de mar afuera esta especie de hidrozoo”.

De acuerdo a reportes de los funcionarios, se ha visto en zonas de bañistas de las Islas del Rosario y en Playa Blanca – sector de Barú. Así mismo, en el PNN Tayrona, por lo que se informa para evitar cualquier emergencia a quienes van a bucear o hacer su baño de sol y mar.

Cómo identificarla:

Con apariencia de medusa, la carabela en realidad es una colonia de organismos cuyos individuos se especializan para mantener vivo el conjunto. Es una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela en la parte superior), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección, captura de presas, y defensa) y los gonozoides (reproducción). La cámara está llena de gas y es de color violáceo. La parte sumergida está formada por tentáculos azules finos y largos que extendidos, normalmente alcanzan 10 metros.

Esta especie de amplia distribución se presenta con mayor frecuencia en las regiones tropicales y subtropicales del Pacífico e Índico, y el norte de la Corriente del Golfo Atlántico, aunque se encuentra en mares cálidos de todo el mundo.

Recomendaciones importantes:

  1. Una vez identificada la presencia de la fragata portuguesa en el agua, se debe restringir las actividades de baño y cualquier actividad en el mar.
  2. Abstenerse de tocar la fragata portuguesa ni en el mar, ni en la playa, ya que la toxicidad de las células permanece por una o dos semanas aún fuera del agua.
  3. Si se va a caminar o sentarse en la arena, protegerse usando ropa y zapatos.

Cómo actuar frente al contacto directo con este organismo:

  • No aplicar agua dulce, vinagre, vendajes a presión, amoniaco, ni alcohol.
  • Lavar con agua de mar cuidadosamente sin frotar.
  • Utilizar pinzas, guantes o una tarjeta plástica para quitar los tentáculos o fragmentos residuales.
  • Aplicar calor (Hot Packs) o inmersión en agua caliente (40°- 45°C) o hasta límite de tolerancia, durante 10-20 minutos.
  • Acudir a la enfermería (en el sector de Arrecife o Cañaveral si se encuentra en el PNN Tayrona) para la atención básica y posteriormente a un centro médico.
  • En algunos casos la atención médica debe ser inmediata ya que su picadura puede provocar un shock anafiláctico. El resultado más común por el contacto es una lesión en forma del látigo, las cuales pueden durar de minutos a horas y la erupción puede progresar a hemorragia o ulceración. Los episodios pueden durar de cuatro a seis semanas en el sitio de envenenamiento.

 

Correo de Ultramar

Suscríbete a nuestro Correo de Ultramar

y recibe información mensual sobre deportes náutivos, turismo, medio ambiente, ofertas y mucho más…

Al dar clic en SUSCRIBIRME aceptas nuestros Términos y condiciones

Conoce

Nuestros aliados
Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Suscribirme

Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y aprovecha los descuentos que tendrás en nuestros productos.