Agenda del mar

El viaje de los sueños

Por: Agenda del Mar - Publicado: 06/29/2020
Los viajes representan una gran oportunidad de conectarnos y de vivir otros mundos, desde que los planeamos y empacamos, hasta que llegamos a casa, desempacamos y nos acordamos de los momentos especiales viendo las fotografías.

Desde la Agenda del Mar queremos invitarlos a seguir conectados con la naturaleza y que mejor manera que invitándolos a soñar con ese viaje ideal que todos tenemos, ese en nuestro país, apoyando a los que hacen las cosas bien, los que velan por que las especies y los ecosistemas nos sigan brindando diversión, asombro, descanso y vida.

Hicimos esta pregunta a personajes cercanos a la Agenda del Mar ¿Cuál es el viaje de tus sueños?

Y este fue el resultado, que esperamos los inspire a planear su próximo destino:

 

1. "El Viaje de mis Sueños". Viajar, es más que estar físicamente en un lugar, es también el recorrido interior (intelectual, emocional y espiritual) que hacemos inspirados por un destino. Y el secreto de un buen viaje es la capacidad para "conectar" el viaje exterior con el viaje interior para llenarlo de sentido y significado. Para hacer de los viajes experiencias memorables, únicas y finalmente transformadoras de la vida de las personas. Mi viaje ideal obedece a una simple fórmula: CO=CO+CO+CO (Conectar con Colombia=(Contemplar+Comprender+Conservar). Un viaje que en donde la historia, la música, la literatura, la gastronomía, los mitos y leyendas, etc. hacen parte fundamental de nuestra experiencia y la enriquecen. Y en donde la conservación se vuelve uno de los hilos conductores. En un país tan rico y diverso en cultura y naturaleza como Colombia hay infinidad de oportunidad para viajes con estas características. Mi viaje ideal es uno en donde pueda recorrer todo esta maravillosa tierra nuestra y compartir con su alegre gente. Julián Guerrero, Viceministro de turismo.

 

 Foto: Fernando Trujillo

2. El viaje de mis sueños definitivamente tendría que ser al Parque Nacional Serranía de Chiribiquete. Desde que conocí las imágenes aéreas del parque pienso constantemente en las criaturas desconocidas que probablemente habiten la sima de las montañas. Espero con ansias poder tener los permisos estatales y los recursos para hacer la travesía por rio o helicóptero a esta zona desconocida de Colombia. Sebastián Di Doménico Sánchez, fotógrafo de naturaleza.

 

 Foto: José María Chamorro 

3. Providencia - Colombia . Old Providence. Tierra mística y encantada , pisada y “conquistada “ alguna vez por viejas leyendas como Francis Drake y Henry Morgan . Tierra de ensueño , de aventuras y de un mar de colores, lleno de magia , fauna y diversidad. Con la barrera arrecifal mas grande de Colombia y una de la más significativas del hemisferio occidental , nos invita siempre a perdernos en sus azules aguas para disfrutar de inmersiones únicas entre la excelente visibilidad y temperatura perfecta , para relajarte y admirar sus criaturas , o cómo en el caso mío , para extasiarnos con unas excelentes fotos submarinas para el recuerdo . ¡Allá nos veremos! Juan David Valencia, medico y fotógrafo subacuático.

 

 Foto: Carlos Esteban Restrepo

4. Hace mucho tiempo, un amigo me mostró unas fotografías del Parque nacional el Tuparro en el departamento del Vichada. Desde entonces, este destino se convirtió en el Viaje de mis sueños, haciéndose realidad unos años después. El parque comprende aproximadamente 548.000 hectáreas con grandes extensiones de sabana y ríos sorprendentes, enmarcados con exuberantes bosques de galería y antiguos afloramientos rocosos adornados de singulares pictogramas; todo un entorno natural tan auténtico que permite la presencia de gran diversidad de fauna, susceptible de ser vista con facilidad. En su frontera oriental este territorio termina en el gran río Orinoco, formando el impresionante sistema de raudales de Maipures, cuya increíble belleza inspiró a Humbold para denominarlo como una de las maravillas naturales del planeta. El Orinoco recibe numerosos afluentes de aguas cristalinas, que drenan del Tuparro, pobladas de múltiple variedad de peces y aves; sin duda una de las reservas más atractivas del mundo para los ornitólogos. Obviamente para un pescador deportivo, este recurso hídrico no pasa desapercibido: aquí podemos encontrar el famoso “Tucunaré” o “Pavón”, un pez hermoso cuyos colores lo hacen un símbolo de los llanos orientales y ríos de la cuenca amazónica. Otros peces que comparten su hábitat, no se quedan atrás por su valor ornamental o deportivo, convirtiendo este paraíso en una “meca” para cualquier visitante amante de la pesca y la naturaleza. Carlos Esteban Restrepo, pescador deportivo.

 

  Foto: Carlos Humberto Arango

5. Si algún día soñaste con ir a ver animales en vida silvestre, como delfines, monos aulladores, nutrias de río gigantes, chigüiros, venados y hasta huellas de jaguar, no lo pienses dos veces y viaja a la hermosa región de la Orinoquia en Colombia: una tierra inhóspita pero exuberante, con contrastes que van desde las sabanas extensas hasta los ¨tepuyes¨ de roca en cuyas cumbres existen arboles característicos de esa región e incluso plantas carnívoras, hasta las cuencas de los ríos como el Orinoco y el Meta en donde habitan especies de peces de gran importancia comercial y mamíferos sin igual, como los delfines rosados. Pocas personas se atreven a visitar estos parajes, pero son parte de nuestro país. Viaja desde Bogotá o Medellín hasta Villavicencio (la puerta del Llano) y te internas luego en un vuelo de 1 hora hasta Puerto Carreño. Hay muchos hostales en donde puedes quedarte o visitar reservas naturales como Bojonawi. Esta reserva es para mi un lugar de sueños, en donde no solo puedes descansar de la cotidianidad, la tecnología y el ruido, sino que también tienes la oportunidad de conocer a maravillosas especies de fauna que encuentran su refugio a orillas del río Orinoco y en la espectacular laguna el Pañuelo.

 

 Foto: Parques Nacionales Naturales

6. Para relajarte y disfrutar del mar y las ballenas: no hay duda alguna que el Chocó es el mejor sitio en Colombia. Especialmente el Golfo de Tribugá, en donde puedes elegir entre quedarte en una posada nativa, una casa privada o el Parque Nacional natural Utría. En todos esos sitios puedes disfrutar de la comida típica de la cultura afrocolombiana, la paz y la tranquilidad de las playas del Pacífico y en la temporada de ballenas que va desde Junio hasta Octubre, podrás aprovechar para hacer recorridos guiados y encontrarte en el mar con estas maravillosas creaturas. Además puedes hacer caminatas por el bosque húmedo y conocer la fauna endémica de la región. Si quieres más información en este sitio podrás guiarte golfodetribuga.com
Maria Claudia Diazgranados, directora programa marino, Conservación Internacional Colombia.

 

 Foto: Felipe Mesa

7. Hace un año, jamás pensaría que la realidad superaría la ficción (no me gustan las películas de ficción) y que la vida nos diría a todos es momento de estar en casa. Mi vida transcurre entre aviones, lanchas, buses, moto taxis y caminatas. Aunque para muchos, es el trabajo soñado (para mi también) no paso más de una semana en familia (de sangre), cada dos o tres meses si se da la oportunidad. El COVID-19, me obligo a cambiar mi rutina, pero me dio la oportunidad de disfrutar mi familia, de las cosas positivas de la pandemia.

 Foto: Andrés Montoya

Por ahora, cuidándome mucho, porque la mayoría de las comunidades con quienes comparto la vida están libres de COVID-19 y esperando con calma y paciencia (como las tortugas me han enseñado) para retornar a el viaje de mis sueños. El año pasado tuve la fortuna de terminar mi viaje por todo el Caribe colombiano. Este año, quiero regresar al archipiélago de San Bernardo, despertarme y encontrarme a don Gregorio arreglando el jardín del hotel Punta Faro y con su sonrisa darme los buenos días, sentarme donde don Misael a comerme un pescado con patacón, arroz con coco y finalmente pasar donde doña Mary (Restaurante las Delicias de la Abuela) y tomarme el cafecito con clavos y canela. Reposar el almuerzo, acostada en una hamaca a ver el azul turquesa que ha inspirado mil historias. Tomar la lancha del mercado y llegar a Rincón del Mar, a Dos Aguas Lodge y sentarnos a disfrutar el atardecer en medios de las historias del COVID-19. Salir en mototaxi hasta San Onofre y viajar por carretera hasta Necoclí y tomar la lancha hacía Acandí, Triganá, San Pacho y Sapzurro. Por supuesto, llegar a Peñaloza a darme un chapuzón en el rio y sentarme a hablar con Eve de la vida. Ojalá pegarme una voladita a Bahía Hondita, Alta Guajira. Después darle la bienvenida a la temporada de tortugas marinas en el Pacífico colombiano, llegando a Bahía Solano, caminando horas bajo las estrellas de la playa del Valle, junto a Mama Orbe y encontrándome una que otra tortuga golfina en el camino, viendo el milagro de la vida. Pasar por Utría, en medio del camino a Termales encontrarme ballenas jorobadas y sus ballenatos y finalmente navegar por todo el golfo de Tribugá y Cabo corrientes hasta llegar al archipiélago de la Plata, donde me sentaré a agradecer la vida en medio de un ceviche de piangua con arañitas de plátano verde y con una marimba y atardecer de fondo, decir salud con un viche de este viaje que se llama vida.  Karla Barrientos Muñoz, directora de la Fundación Tortugas del Mar.

 

 Foto: Fernando Trujillo

8. El Viaje de mis sueños está en el Caquetá, internarme para hacer imágenes de paisaje y especies del Chiribiquete para compartir con los colombianos porque debemos cuidar, conservar y no dejar tocar ese regalo que nos toco como país. Guillermo “Memo” Gómez, fotógrafo de naturaleza.

 

9. Los viajes representan una gran oportunidad de conectarnos y de vivir otros mundos, hay que aprovecharlos con toda la pasión y las ganas, desde que los planeamos, empacamos hasta que llegamos a la casa desempacamos y nos acordamos de los momentos especiales cuando vemos las fotos. Para mi los viajes de naturaleza, los viajes donde hay mar, aventura, buceo, barcos, navegación, fotografía, son viajes mágicos y me encantan porque descubro cosas diferentes, me relaciono con gente nueva, son un puente de conexión, una puerta que lo lleva a uno a otro lugar y que uno tiene que disfrutar a cada instante.

Los viajes para mí son como ese puente de conexión con otras cosas que me encantan y que me gustan y como con unos momentos intensos que uno llega a vivir en ellos y como que uno empaqueta ciertos momentos especiales, un viaje a ver ballenas es la emoción más grande de la vida, entonces uno montarse en una lancha y podérselas encontrar, y buscarlas y estar atento y poderse encontrar con ellas. Un viaje de buceo tiene esa magia de vivir la ingravidez si esta uno por ejemplo en las Islas del Rosario, esa magia de poder descubrir los corales, las esponjas, los pequeños invertebrados, de disfrutar el arrecife pero si por el contrario uno está en el Pacífico, por ejemplo en Gorgona, en Malpelo o en la Costa Pacífica, en Bahía o en Nuquí es encontrarse una fauna grandísima, un color de mar diferente, una vida súper abundante y cuando por ejemplo a uno le toca en Gorgona o en Nuquí los cantos de las ballenas, esos conciertos de ballenas en la temporada de ballenas mientras uno bucea eso es mágico porque eso le llena a uno el alma, los viajes son como esa puerta que lo lleva a uno a otro lugar y que uno tiene que disfrutar a cada instante.

 Foto: Wilmer Quiceno

A raíz de la pandemia por el COVID-19 yo pienso que ha todos nos ha volteado la vida y muchos viajes y muchas cosas quedaron como en standby por así decirlo, volver a viajar va a ser una gran aventura, yo voy a disfrutar cada minuto del viaje, desde la preparación y desde preparación y pensar en ese nuevo viaje hasta el minuto final, todo ese cierre del ciclo del viaje. Los viajes de naturaleza van a cobrar una importancia especial porque hemos estado más conectados con ella y nos hemos dado cuenta de su importancia, además vamos a buscar lugares con menos aglomeraciones, eso esperaría uno, buscando no estar en función de mantener la distancia y hay lugares donde lo podríamos hacer sin ningún problema. Vamos a ser viajeros más concientes, vamos a ser viajeros que nos vamos a conectar más con el momento presente que vivimos, yo creo que esta experiencia ha sido algo que nos ha llevado a repensarnos en que el futuro no se puede planear en que a veces estamos más viviendo la preparación del futuro que el ahora, pero en el viaje obviamente vamos a tener que planear y vamos a tener que hacer una planeación de nuestros viajes y de nuestros sueños. Los viajes tienen algo muy especial y es que nos conectan con el mundo o con lugares que queremos conocer o lugares que queremos vivir y que queremos que nos brinden otro tipo de experiencias, para mi los viajes de naturaleza, los viajes donde hay mar, donde hay aventura, buceo, barcos navegación, fotografía, son viajes mágico y me encantan y me encantan por que descubro cosas diferentes y por que me relaciono con gente que vive en un mundo muy diferente al mío, entonces muy rico cuando uno llega a la Guajira, a unas zonas por allá remotas como Punta Gallinas, el Cabo de la Vela, Bahía Hondita o cuando llega a Nuquí , al Pacífico a toda este zona y encuentra otras formas de vida diferentes a la vida que tiene uno, entonces uno se replantea como son las escalas de necesidades de diferentes y como estas personas tienen una vida absolutamente maravillosa, que uno como planteada desde la ciudad dice que es como rara, pero las escalas de necesidades son muy diferentes y los viajes nos invitan a mirarlas y nos podemos nutrir de cosas especiales darnos cuenta de lo maravilloso que es el Pacífico el Caribe y lo que tiene nuestro país que es casi la mitad mar, el 44.86%, es altísimo el porcentaje de mar que tenemos y darnos cuenta que tenemos un país maravilloso, biodiverso, no solamente en fauna y flora, si no también en cultura, en personas, una cantidad de cosas espectaculares y yo pienso que le hemos dado esa importancia y como ese tema clave ahora. Los viajes para mí son como ese puente de conexión con otras cosas que me encantan y que me gustan y como con unos momentos intensos que uno llega a vivir en ellos y como que uno empaqueta ciertos momentos especiales, un viaje a ver ballenas es la emoción más grande de la vida, entonces uno montarse en una lancha y podérselas encontrar, y buscarlas y estar atento y poderse encontrar con ellas. Un viaje de buceo tiene esa magia de vivir la ingravidez si esta uno por ejemplo en las Islas del Rosario, esa magia de poder descubrir los corales, las esponjas, los pequeños invertebrados, de disfrutar el arrecife pero si por el contrario uno está en el Pacífico, por ejemplo en Gorgona, en Malpelo o en la Costa Pacífica, en Bahía o en Nuquí es encontrarse una fauna grandísima, un color de mar diferente, una vida súper abundante y cuando por ejemplo a uno le toca en Gorgona o en Nuquí los cantos de las ballenas, esos conciertos de ballenas en la temporada de ballenas mientras uno bucea eso es mágico porque eso le llena a uno el alma, los viajes son como esa puerta que lo lleva a uno a otro lugar y que uno tiene que disfrutar a cada instante.

 Foto: José Maria Chamorro

 

¿Qué desafíos vamos a tener?

Yo pienso que es el autocuidado, vamos a tener que ser mucho más cuidadosos en la forma en que nos movemos, en la forma en que nos relacionamos, también en el tipo de destinos y servicios turísticos que voy a escoger, el tema de conservación es clave porque este planeta es el único que tenemos, yo creo que cada vez tenemos que apuntar a que esos servicios turísticos que tengamos sean servicios que sean responsables con la naturaleza y apuntarle a esos operadores. Yo me quiero sentir seguro, entonces primero hay cosas como ese seguro de viaje que debo tener que además uno a veces es relajado y no lo tiene pero como que entonces ya uno empieza a replantearse y a decir, no, este tipo de cosas son muy importantes y vamos a apuntarle a ellas entonces tenerlas en los presupuestos, ser muy juicioso en el adonde voy a llegar, yo pienso que el tema de improvisación ahora es un poco más difícil y hay que planear mejor el viaje y saber a que me enfrento y como está ese lugar al que voy a ir, la parte de a quién contrato y como me relaciono en mi viaje es fundamental, porque hay que apostarle a las empresas y entidades que lo están haciendo bien y a esos servicios comunitarios que son claves, esas personas dependen su sustento de nuestro turismo, dependen de nosotros para poder prestar ese servicio y poder tener mejor calidad del vida, entonces es clave apostarle a ellas es también enseñarles como pueden hacer las cosas mejores a través de retroalimentación, en caso de que sea necesario, pero siempre mirarnos y montarnos como en ese viaje desde que lo empezamos a planear, como con esa inocencia como con ese sentido de disfrutar hasta el mínimo detalle, yo pienso que ahí está la clave, nos tenemos que volver a conectar desde el alma y desde la pasión y el corazón y saber que esos viajes deben llevar a una conexión profunda con ese lugar que visitamos, las personas, con la naturaleza, con todo eso que significa ese viaje, con esa cultura que vamos a conocer, que vamos a respetar y que vamos a compartir con esas personas que nos encontramos allá. Los viajes representan una gran oportunidad de conectarnos y de vivir otros mundos, es una gran oportunidad que hay que aprovecharla con toda la pasión y las ganas. Maria José Ospina, directora de la Agenda del Mar.

Prográmese
Agosto
Lunes
03
Recibe información cada mes sobre deportes náuticos, turismo, medio ambiente y ofertas.
Video
Promo de la Agenda del Mar 2020, un regalo con propósito
Útil, con diseño exclusivo y contenido relevante, es el mejor regalo de fin de año. Disponible en librerías y en agendadelmar.co
Recomendados
Malpelo, en la lista verde de áreas protegidas del mundo
Buceo con propósito, protección de los arrecifes de coral
Las vidas del Higuera
Generación 10
Territorios Sostenibles
Explora en casa
Artículos relacionados
Áreas marinas protegidas, tu próximo destino
Descargue nuestra Guía de Fotografía de Viajes
Agenda del Mar 2016 © Todos los derechos reservados - Sitio web diseñado y desarrollado por Codigo e-marketing